En febrero entra en vigor el Convenio Europeo sobre la protección de los animales de compañia

El mes de febrero del próximo año 2018 entrará en vigor el Convenio Europeo sobre la protección de los animales de compañía, hecho en Estrasburgo el 13 de noviembre de 1987 lo que supone una excelente noticia dado que en España no existe leyes de ámbito nacional que regule esta materia descansando en normas autonómicas y locales su regulación.

La ratificación de este convenio que se publicó en el BOE 245 de 11 de octubre pasado, se solicitó por primera vez en el año 2007 a la entonces Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, pero España llega en realidad con treinta años de retraso. Fue finalmente aprobado la pasada primavera tras superar una enmienda del PP que quería excluir a los perros de caza de la prohibición de realizar amputaciones estéticas.

Aspectos importantes de Convenio a destacar son los siguientes:

Se entenderá por animal de compañía todo aquel que sea tenido o esté destinado a ser tenido por el hombre, en particular en su propia vivienda, para que le sirva de esparcimiento y le haga compañía”. De esta forma queda claro que los gatos callejeros aunque vivan fuera del domicilio son considerados animales de compañía a los efectos de protección evitándose que determinados ayuntamientos pretendan impedir que sean alimentados en campañas organizadas por las protectoras de animales.

Se considera como principio básico  que “nadie deberá infligir innecesariamente dolor, sufrimiento o angustia a un animal de compañía” ni que “nadie deberá abandonar a un animal de compañía”.

Así mismo se establece que “toda persona que, en el momento de entrar en vigor el Convenio, se dedique al comercio o a la cría o custodia con fines comerciales de animales de compañía.. deberá declarar tal actividad a la autoridad competente” por lo que a partir de ahora se considera ilícita esta actividad sin conocimiento del ayuntamiento o comunidad autónoma correspondiente. Este hecho es importante ya que existen muchas personas que se dedican a la cría con ánimo de lucro de animales de compañía sin control administrativo.

Los animales de compañía no serán utilizados en publicidad, espectáculos, muestras, concursos ni manifestaciones similares que ponga en peligro su vida o su bienestar, si no se dan las circunstancias que el Convenio establece.

Se prohiben las intervenciones quirúrgicas cuyo objeto sea modificar la apariencia de un animal de compañía o conseguir otros fines no curativos y, en particular: el corte de la cola; el corte de las orejas; la sección de las cuerdas vocales; la extirpación de uñas y dientes. Sólo se permitirán excepciones a estas prohibiciones: Si un veterinario considera necesarias las intervenciones no curativas, bien por razones de medicina veterinaria, o bien en beneficio de un animal determinado; para impedir la reproducción.

En relación con los animales vagabundos se pone orden al respecto ya que el Convenio establece que tan solo “Cuando una de las Partes considere que el número de animales vagabundos constituye un problema para ella, adoptará las medidas legales y/o administrativas necesarias para reducir su número por medios que no causen dolores, sufrimientos ni angustias evitables”. Y, al aplicar esas medidas deberá exigirse que la captura se efectúe de forma que se eviten sufrimientos físicos y psíquicos posibles, habida cuenta de la naturaleza del animal. De esta forma se evita que quede al arbitrio de los ayuntamientos el ordenar la captura de animales vagabundos y ordenar su sacrificio sin justificar la medida legalmente. Esta es una importante medida de control que pretende evitar los abusos de poder de determinados municipios de España en los que se observa la aplicación injusta de estas medidas tan excepcionales.

Se establece además que se debe “llevar a cabo la identificación permanente de perros y gatos por medios apropiados que sólo provoquen dolores, sufrimientos o aflicciones ligeros o pasajeros, como el tatuaje, acompañado por la inscripción del número en un registro, junto con los nombres y direcciones de los propietarios” y que se reduzca “la reproducción no planificada de perros y gatos estimulando su esterilización” así como a “alentar a quienes encuentren perros o gatos vagabundos a que lo pongan en conocimiento de la autoridad competente“. Esta disposición incide en la potenciación de las campañas de captura esterilización y suelta de animales vagabundos una vez esterilizados y que desde hace tiempo desarrollan las asociaciones protectoras de animales entre las que se encuentra esta Asociación Protectora HUELLAS.

 

Share Button
huellasadm5En febrero entra en vigor el Convenio Europeo sobre la protección de los animales de compañia