Protectora Huellas

Currita

"Ya hace un año que tenemos a Curra en casa. Fue nuestro regalo de reyes para toda la familia. En este año nos ha dado muchas alegrías y también algunos sustos, creemos que la maltrataron antes de que la acogierais en vuestro refugio porque tenía pánico de estar a solas con los hombres de la casa, pero a base de paciencia, los dos han conseguido que se les acerque, juegue y se les suba encima. Ha sido un año lleno de aventuras, mi hija dice que es una perra-cabra, porque le encanta comer hierba y porque salta y corre como ninguna. Ha desarrollado su carácter con los demás perros del parque y aunque es muy juguetona, cuando no le gusta algún perro, no importa el tamaño, se lo hace saber. Lo malo es que, tiene tanta energía que cuando se pone a correr, a veces se le van los límites y me toca correr tras ella, aunque al final siempre vuelve. Tiene una energía que no corresponde con su tamaño, no creo que un perro más grande sea capaz de arrastrarte por la calle más que Curra, todo músculo, pequeña pero para nada flojita. Es pura energía concentrada en 6 kilos. Aparte de eso, mi hija me repite constantemente que la he hecho la niña más feliz del mundo, y eso que a veces no es la perra más tranquila, pero es nuestra perra y podemos decir que forma parte de la familia. Es una zalamera y cuando hace algo malo y quiere que la perdones, se pone a dos patas y "baila" y aulla hasta que lo consigue. Lo que más le gusta en el mundo es correr por la hierba y dormir a tu lado en el sofá o tirada al sol. Lo que menos, las motos y los petardos de navidad (cada vez que oye uno se pasa la tarde tiritando en su camita). Os envío unas fotos de sus poses preferidas. Un saludo, y animo a todos los que duden a adoptar. Te cambia la vida." Celia.
Currita
Currita
Currita