Protectora Huellas

No al maltrato animal
Con las modificaciones que aporta la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre del Código Penal, que entra en vigor el próximo 1 de julio, se ha producido un importante cambio de tipificación de los delitos de maltrato y el abandono de los animales.
Anteriormente, las infracciones penales por maltrato animal que no eran susceptibles de considerarse delito eran calificadas como falta pero con la modificación penal actual, el legislador, con sabio criterio, ha considerado conveniente mantener como infracción penal el abandono de animales domésticos que castigaba el apartado 2 del artículo 631, pasando a constituir un tipo atenuado del maltrato de animales del artículo 337 bis del Código Penal.
Esta reforma penal aprovecha, en este punto, para reforzar la protección de los animales mediante una definición de los que son objeto del delito que incrementa la seguridad en la aplicación de la norma, y una revisión de las conductas punibles, incluyendo la explotación sexual de animales, y de las sanciones aplicables a las mismas.
Como novedad importante, además de las correspondientes penas de prisión o multa en función de la gravedad, se prevé la posibilidad de imponer las penas de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.
Esta sanción penal era reclamada desde hace mucho tiempo por las asociaciones de defensa de los animales teniendo en cuenta la existencia de actividades lesivas hacia estos con ánimo de lucro protagonizadas por entidades privadas que con esta sanción se les pueda condenar a inhabilitación especial.
La modificación actual supone un avance más en la defensa de la protección de los animales domésticos frente al maltrato, aunque, como muchas otras asociaciones protectoras de animales deseamos avanzar más en la concienciación de la sociedad que haga frente a acciones menos graves que dañan la integridad física de nuestros animales de compañía como es el azote al perro, gato y otros actos vejatorios y lesivos que no se entienden en una sociedad civilizada y moderna como la nuestra.
El maltrato animal, como delito de resultado material frente a la vida o salud del animal se debe entender como el constituido por todos aquellos actos injustificados de violencia que causan al animal dolor o sufrimiento, encuadrando esta infracción penal tanto la comisión por acción como por omisión. Es un delito de resultado material frente a la vida o salud del animal.
De esta forma se tipifica así el delito de maltrato animal:
Artículo 337 del Código penal:
«1. Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a
a) un animal doméstico o amansado,
b) un animal de los que habitualmente están domesticados,
c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o
d) cualquier animal que no viva en estado salvaje.
2. Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:
a) Se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal.
b) Hubiera mediado ensañamiento.
c) Se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.
d) Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.
3. Si se hubiera causado la muerte del animal se impondrá una pena de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.
4. Los que, fuera de los supuestos a que se refieren los apartados anteriores de este artículo, maltrataren cruelmente a los animales domésticos o a cualesquiera otros en espectáculos no autorizados legalmente, serán castigados con una pena de multa de uno a seis meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.»

El nuevo artículo 337 bis que sustituye a la falta penal de maltrato animal queda redactado así:
«El que abandone a un animal de los mencionados en el apartado 1 del artículo anterior en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad será castigado con una pena de multa de uno a seis meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.»
Este tipo penal tipifica como delito el abandono de un animal cuando se pone en peligro su vida o integridad física, cuando antes era constitutivo de falta.
No debemos olvidar, por último, las consecuencias de índole administrativo que se derivan del abandono y del maltrato animal en virtud de la legislación medioambiental en vigor y que en nuestra Comunidad Autónoma de Castilla León están amparadas por la Ley 5/1997, de 24 de abril, sobre normas reguladoras de protección de animales de compañía y el Decreto 134/1999, de 24 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 5/1997, de 24 de abril.

TU PUEDES AYUDAR DENUNCIANDO EL MALTRATO ANIMAL. Si tienes conocimiento de cualquier acción de maltrato animal comunícalo a la Protectora. Nos comprometemos a comprobarlo e investigarlo. Nuestros animalitos lo agradecerán. Gracias anticipadas.

[contact-form-7 id="277" title="Formulario de contacto 1"]

Las cookies son archivos que se pueden descargar en su equipo a través de las páginas web. Son herramientas que tienen un papel esencial para la prestación de numerosos servicios de la sociedad de la información. Entre otros, permiten a una página web almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información obtenida, se pueden utilizar para reconocer al usuario y mejorar el servicio ofrecido.

Tipos de cookies

Según quien sea la entidad que gestione el dominio desde donde se envían las cookies y trate los datos que se obtengan se pueden distinguir dos tipos: cookies propias y cookies de terceros .

Existe también una segunda clasificación según el plazo de tiempo que permanecen almacenadas en el navegador del cliente, pudiendo tratarse de cookies de sesión o cookies persistentes .

Por último, existe otra clasificación con cinco tipos de cookies según la finalidad para la que se traten los datos obtenidos: cookies técnicas, cookies de personalización, cookies de análisis, cookies publicitarias y cookies de publicidad comportamental .

Para más información a este respecto puede consultar la Guía sobre el uso de las cookies de la Agencia Española de Protección de Datos

Cookies utilizadas en la web

A continuación se identifican las cookies que están siendo utilizadas en este portal así como su tipología y función:

La página web de Huellas utiliza Google Analytics , un servicio de analítica web desarrollada por Google, que permite la medición y análisis de la navegación en las páginas web. En su navegador podrá observar 4 cookies de este servicio . Según la tipología anterior se trata de cookies propias, de sesión y de análisis. Puede encontrar más información al respecto e inhabilitar el uso de estas cookies www.google.es/intl/es/analytics/privacyoverview.html .

A través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad a la que está asignada su dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de este portal.

Otra de las cookies que se descargan es una cookie de tipo técnico denominada ASP.NET_SessionId . Esta cookie permite almacenar un identificador único por sesión a través del que es posible vincular datos necesarios para posibilitar la navegación en curso.

Por último, se descarga una cookie de tipo técnico denominada cookies_policy , propia, de tipo técnico y de sesión. Gestiona el consentimiento del usuario para el uso de las cookies en la página web, con el objeto de recordar aquellos usuarios que las han aceptado y aquellos que no, de modo que a los primeros no se les muestre información en la parte superior de la página al respecto.

Aceptación de la Política de cookies

Huellas asume que usted acepta el uso de cookies. No obstante, muestra información sobre su Política de cookies en la parte superior de cualquier página del portal con cada inicio de sesión con el objeto de que usted sea consciente.

Ante esta información es posible llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Aceptar cookies. No se volverá a visualizar este aviso al acceder a cualquier página del portal durante la presente sesión.
  • Cerrar. Se oculta el aviso en la presente página.
  • Modificar su configuración. Podrá obtener más información sobre qué son las cookies, conocer la Política de cookies y modificar la configuración de su navegador.

Cómo modificar la configuración de las cookies

Usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de Huellas utilizando su navegador. En cada navegador la operativa es diferente, la función de ‘Ayuda’ le mostrará cómo hacerlo.

Además, también puede gestionar el almacén de cookies en su navegador a través de herramientas como las siguientes:

Por Kepa Tamames

Recuerdo haber oído (quizá fue a mí mismo) aquello de que quien quiera mostrarse cruel con un perro acaso no necesite apalearlo, sino atarlo a perpetuidad. Y no me parece exagerada la reflexión, pues pocas cosas hay tan execrables como la extendida costumbre de amarrar a estos nobles seres y olvidarse de ellos, asumiendo un comportamiento que bien merece calificarse de “violencia por omisión”.

Perro encadenadoSe trata de una forma de agresión tan absurda como repugnante, por cuanto cercena algunas de las necesidades más básicas de la víctima. En efecto, sabido es que nuestros queridos perros son individuos eminentemente sociales, y que en calidad de tales requieren el contacto con los demás (humanos o congéneres; o mejor ambos), formar parte de un clan, establecer roles y castas, mandar y ser mandado: una vida rica en estímulos, en definitiva. Pero la cadena destruye de raíz todo lo que ellos valoran, y de ahí la reflexión inicial.
Tiende uno a pensar que determinadas realidades se dan sobre todo en sociedades pobres, cuyos habitantes se rigen por mentalidades obsoletas y prejuiciosas. Pero son multitud los casos similares que acontecen por igual en el mundo opulento. En la mentalidad de no pocos ciudadanos permanece intacta la costumbre de mantener lo que en algunos lugares denominan perros de puerta –espeluznante etiqueta, no me lo negarán–, en contraposición a otros animales de la misma casa, también perros en ocasiones, a los que se permite completa libertad de movimientos por la estancia. Algunos de ellos incluso pernoctan en el interior, mientras sus desdichados compañeros sufren el calvario constante de la intemperie y la frustración. Este doble escenario muestra como pocos la mentalidad esquizofrénica que observa a menudo el ser humano, y nos regala un dramático ejemplo no ya del famoso especismo –que también–, sino de la discriminación arbitraria en su estrato más primario: el individuismo (ustedes disculparán el “palabro”).

Es así que un sinnúmero de perros permanecen atados a una cadena durante largos períodos de tiempo, y no pocos durante toda su vida. Resulta difícil imaginar una tortura más refinada, antes lo decía, teniendo en cuenta su naturaleza gregaria. Se trata, como conoce bien cualquiera que haya tenido oportunidad de convivir con uno de ellos, de seres que requieren constante atención afectiva, que están “diseñados” para pertenecer a un clan estratificado y participar de las actividades del grupo. Hablamos de tipos curiosos, amantes de las relaciones con sus iguales (también con miembros de otras especies además de la humana o de la suya propia), y que agradecen entusiasmados algo tan simple como una caricia o unas palabras amables. Con tales premisas psicológicas, condenarles a permanecer siempre amarrados constituye un crimen execrable. En dicha circunstancia, todos sus instintos y deseos quedan cercenados, con el componente de sufrimiento emocional que ello conlleva.

Se supone que esta horrible práctica tiene por objeto disuadir a hipotéticos malhechores de introducirse en la propiedad, pero con demasiada frecuencia responde a un comportamiento compulsivo e irracional por parte de los dueños (utilizado aquí el término en toda su crudeza posesiva), puesto que mantienen atados a animales en lugares donde no existe nada de valor, y que por tanto carecen de interés para cualquier caco con ciertas expectativas. Por supuesto que el hecho de resultar eficaces en su “cometido” no justifica ni de lejos tamaña agresión, pero aún resulta más despreciable en aquellos casos en los que ni siquiera existe una causa objetiva. Simplemente se ata al animal a la cadena cuando es cachorro para que permanezca allí como un elemento decorativo más del entorno. Y si acaso alguien tratase de legitimarlo aduciendo que “el ladrido ahuyenta visitas indeseables y alerta a los propietarios”, cabe recordar que existen hoy numerosos sistemas de alarma en el mercado como para seguir sometiendo a seres inocentes a esta tortura diaria. Todos estos desdichados desarrollan más pronto que tarde manifiestos desequilibrios psíquicos, tras millones de ladridos, intentos inútiles de soltarse y tirones de la cadena. Acaban así por abandonarse a su destino y claudican en su intento, entre incrédulos y humillados. La mayoría no tiene más resguardo de las inclemencias meteorológicas que una triste y apestosa caseta que acumula la suciedad de años. Y la mala alimentación es un punto más que añadir a la lista. El final es una vejez de achaques y una psiquis derrotada, hasta que una fría mañana no queda más que su cuerpo rígido e inerte.

Por encima de cuestiones de tipo práctico, lo cierto es que no tenemos autoridad moral alguna para condenar a seres pacíficos y amigables a la miseria de la soledad y al triste mundo que ofrecen los dos metros de una cadena mugrienta, tan solo para paliar comportamientos (el robo y el asalto a la propiedad privada) propios y exclusivos de la condición humana, que no canina. Si no somos capaces de respetar a nuestros compañeros de especie y a sus posesiones, en absoluto nos asiste el derecho a utilizar a otros para intentar evitar las indeseables consecuencias de nuestros más bajos instintos.

Ninguna agresión gratuita a los animales –incluyo ahora en el epígrafe a los humanos– queda justificada, pero acaso todavía menos si hacemos víctima de ella a un amigo. Y los perros son viejos amigos; no podría ser de otra forma tras quince mil años de aventuras compartidas. Ello convierte nuestro comportamiento en una infamante deshonestidad.
A nadie le agradaría ser tratado de la forma en que lo son los animales de guarda, por lo que una cierta dosis de empatía también nos viene muy bien en esta ocasión.

I.- Información general sobre la Asociación Protectora de Animales Huellas.

La página web http://www.protectorahuellas.org/ es gestionada por la Asociación Protectora de Animales Huellas, en adelante, “Huellas”. Es una asociación sin ánimo de lucro, fundada en el año 1994 e inscrita en el Registro de Asociaciones de la Junta de Castilla y León n.° 764. Sección 1ª, entidad colaboradora de la Administración para la defensa y protección de los animales de compañía de Castilla y León (Reg. Nº EC-05-001), declarada Entidad de Utilidad Pública (Orden INT/3928/2005, de 24 de noviembre, BOE 16 de dic.2005) con CIF: G-05120217 y que se dedica a la protección de los animales de compañía en la ciudad de Ávila (España).

La Asociación Protectora de Animales Huellas tiene su domicilio en:
C/ Carretera AV-El Escorial, CL 505, Km 4, Cañada de Valdebaldío 05004 Ávila. Apartado de correos 32. 05080 Ávila. Teléfono de contacto: +34 629165788

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 II Aceptación y modificación de las Condiciones Generales del Sitio Web.

Aceptación de las Condiciones Generales.

Las presentes Condiciones Generales regulan el uso de este Sitio Web de Internet (el “Sitio Web”) que se pone a disposición del usuario (el “Usuario”). La utilización de este Sitio Web supone la aceptación completa, plena y sin reservas por parte del Usuario de todas y cada una de las Condiciones Generales vigentes en cada momento en que el Usuario acceda al mismo, por lo que si éste no está de acuerdo con cualquiera de las Condiciones Generales aquí establecidas, el Usuario se abstendrá de usar este Sitio Web.

Modificación de las Condiciones Generales.

Huellas se reserva el derecho a modificar en cualquier momento las presentes Condiciones Generales de uso de este Sitio Web, así como cualesquiera otras condiciones generales o particulares, reglamentos de uso, instrucciones o avisos que resulten de aplicación. Por tanto, el Usuario deberá leer las presentes Condiciones Generales en todas y cada una de las ocasiones en que acceda al Sitio Web. En consecuencia, el Usuario acepta de forma expresa y plena, que el acceso y el uso de este Sitio Web tiene lugar bajo su única y exclusiva responsabilidad.

III.Datos Personales.

Responsable de tratamiento y delegado de protección de datos

Salvo indicación en contrario, Huellas es la responsable de todos los ficheros automatizados que contengan datos personales que se recaben en este Sitio Web. La presente política de protección de datos podrá variar con el tiempo debido a posibles cambios legislativos, jurisprudenciales o de los criterios seguidos por la Agencia Española de Protección de Datos. Huellas informa a los Usuarios que cumple con la vigente normativa de protección de datos, y, con carácter especial, con el Reglamento General Europeo de Protección de Datos (en adelante, “RGPD”) y con la normativa española derivada del RGPD.

Huellas no está sujeta a obligación de designar un Delegado de Protección de Datos. No obstante, y sin perjuicio de otros puntos de contacto que se indiquen en las presentes Condiciones Generales, para cualquier consulta, petición o aclaración relativa al tratamiento de sus datos personales, puede realizar sus solicitudes en las siguientes direcciones electrónica y postal: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Asociación Protectora de Animales Huellas, C/ Carretera AV-El Escorial, CL 505, Km 4, Cañada de Valdebaldío 05004 Ávila, indicando en el sobre la referencia “Protección de datos”.

Datos personales objeto de tratamiento.

Huellas tratará los siguientes datos personales:

Aquellos datos iniciales que Ud. voluntariamente suministre en relación con su solicitud de registro como usuario, su solicitud de información a la Huellas o su solicitud de recibir servicios ofrecidos por la Asociación. En cada formulario le indicaremos de forma clara y precisa los datos que deben ser facilitados por Ud. de forma obligatoria, para poder llevar a cabo la solicitud, petición o servicio que Ud. en cada momento nos solicite y su aceptación de almacenamiento.

Aquellos datos que, con posterioridad a su solicitud inicial, sean generados o intercambiados con el usuario con motivo del cumplimiento por Huellas de dicha solicitud inicial.

Datos personales que el Usuario aporte mediante las redes sociales en las que Huellas está presente (Twitter, Facebook e Instagram) para la gestión de su solicitud. Estos datos dependen de la configuración de privacidad de cada Usuario, del uso que cada Usuario de la red social realice, así como de las políticas de privacidad propias de la red social de que se trate.

Finalidad de tratamiento de los datos.

Huellas tratará los datos de los Usuarios para gestionar y tramitar las solicitudes que reciba de los Usuarios, ya sea de información, registro o recepción de servicios.

Asimismo, tratará los datos de los Usuarios para enviar, incluso por medios electrónicos, información de sus actividades y servicios, así como de actividades y servicios que sean de naturaleza similar a los que son objeto de las solicitudes recibidas de los Usuarios.

Legitimación de tratamiento de los datos.

Huellas está legitimada para tratar sus datos a efectos de gestión y tramitación de las solicitudes de los Usuarios, al ser necesario para el cumplimiento de las obligaciones contractuales de Huellas en relación con dichas solicitudes.

Respecto al envío de información sobre actividades y servicios de naturaleza similar a los que son objeto de las solicitudes o adquisiciones de los usuarios, dicho tratamiento constituye un interés legítimo de Huellas, reconocido expresamente por la normativa sobre protección de datos, así como por la normativa sobre servicios de la sociedad de la información. El Usuario puede oponerse a recibir, ahora o en cualquier momento, comunicaciones comerciales sobre las actividades y servicios de Huellas, remitiendo un mensaje de correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cesión a terceros.

Huellas sólo cederá los datos del Usuario, de conformidad y con el alcance y limitaciones previstos en el Ordenamiento Jurídico vigente a las administraciones y autoridades públicas, cuando esté obligada con motivo de la normativa reguladora de su actividad como institución protectora de animales de utilidad pública. Fuera de estos supuestos, Huellas no cederá a terceros los datos personales del Usuario, sin su consentimiento obtenido de forma expresa para cada ocasión.

Huellas le informa de que colabora con terceros que actuarán como prestadores de servicios de acuerdo con la normativa legal; dichos proveedores podrán tener acceso a sus datos personales al objeto de que puedan prestar los servicios y/o cumplir con las obligaciones que se deriven de las relaciones jurídicas mantenidas entre los referidos terceros y Huellas. En cualquier caso, Huellas tiene suscritos con dichos proveedores los correspondientes contratos de confidencialidad y de protección de sus datos, en pleno cumplimiento de lo establecido por la normativa vigente en materia de protección de datos.

Derechos de los Usuarios.

Los Usuarios podrán ejercitar, respecto de los datos recabados, los derechos reconocidos en el RGPD y su normativa de desarrollo y, en particular, los derechos de acceso, rectificación, oposición, cancelación, limitación y portabilidad de datos. Estos derechos podrán ejercitarse dirigiendo un correo electrónico con el asunto “Protección de datos” a la direcciónEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o a través de cualquier medio postal con el que se deje constancia de su recepción por parte de Huellas, dirigido a la siguiente dirección: Asociación Protectora de Animales Huellas, C/ Carretera AV-El Escorial, CL 505, Km 4, Cañada de Valdebaldío 05004 Ávila, indicando en el sobre la referencia “Huellas- Protección de datos”.

Asimismo, si Ud. considera que el tratamiento de sus datos personales vulnera la normativa o sus derechos de privacidad, puede presentar una reclamación:

  • A través de las direcciones postal y electrónica indicadas en el apartado “Registro de datos personales, finalidad y destinatarios” de estas Condiciones Generales; o bien
  • Ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su sede electrónica o de su dirección postal.

Aviso a menores.

La Huellas informa al Usuario de que no está permitido que los menores de 14 años se registren en este Sitio Web.

Asimismo, se informa al Usuario que si es mayor de 14 años y menor de 18, es recomendable que avise a sus padres o representantes antes de entrar en el Sitio Web, a fin de que estos puedan explicarle las presentes Condiciones Generales y, en especial, la política de protección de datos personales contenida en estas Condiciones Generales y, asimismo, puedan participar con ellos en las posibilidades que ofrece este Sitio Web, sin perjuicio de los casos concretos para los que la ley exige a los padres o representantes de mayores de 14 años y menores de 18, que asistan a dichos menores para prestar su consentimiento al tratamiento de sus datos personales.

Plazo de conservación de sus datos.

Los datos personales del Usuario se conservarán mientras se mantenga en vigor su relación con Huellas. Tras la finalización de la relación con el Usuario, Huellas conservará los datos del Usuario durante los plazos de prescripción legales que sean de aplicación. En este supuesto, se tratarán a los solos efectos de acreditar el cumplimiento de nuestras obligaciones legales o contractuales. Finalizados dichos plazos de prescripción, sus datos serán eliminados o, alternativamente, anonimizados.

IV.- Uso de los servicios y contenidos.

Todo Usuario que acceda a este Sitio Web deberá hacer un uso adecuado de los servicios y contenidos conforme a la filosofía de este Sitio Web, tal y como ésta queda descrita en este apartado, y bajo los principios de buena fe y con respeto a la legalidad vigente.

En este sentido, en aquellos servicios ofrecidos o que puedan ofrecerse en este Sitio Web (tales como por ejemplo, blogs, foros o chats), o a través de los perfiles oficiales en Redes Sociales, donde se pueda recabar la opinión del Usuario o donde éste pueda alojar contenidos, el Usuario se compromete a no publicar, divulgar, difundir, comunicar o distribuir ningún tipo de material y/o, en general, información u opiniones, cuyos contenidos sean contrarios a la legalidad vigente, a la moral o al orden público, de contenido difamatorio o pornográfico, que atenten contra el honor e imagen de Huellas o de cualesquiera otros terceros.

Del mismo modo, el Usuario se compromete a realizar las referidas acciones, única y exclusivamente, en relación con contenidos respecto de los cuales ostente, de forma legítima y de conformidad con la ley, los derechos de explotación, esto es, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Queda, asimismo, prohibido realizar cualquier uso o utilización de los servicios ofrecidos o que puedan ofrecerse en este Sitio Web (tales como por ejemplo, blogs, foros o chats), con ánimo lucrativo o de forma tal que implique o pueda implicar un perjuicio o un comportamiento desleal con el Sitio Web y  Huellas (esto es, conductas como por ejemplo, desviar tráfico hacia otro sitio web).

Dicho compromiso se refiere también a que el uso de los servicios ofrecidos o que puedan ofrecerse en este Sitio Web, debe ser acorde con el objetivo primordial y filosofía de este Sitio Web y que no es otro que los Usuarios puedan recibir y/o compartir información y experiencias acerca del mundo de las mascotas y, en especial, en relación con los beneficios del vínculo entre personas y perros y gatos.

Huellas no se hace responsable de aquellos contenidos de terceros (tales como por ejemplo, comentarios, fotografías, vídeos, chats, foros, etc.) que incumplan lo antes señalado y, asimismo, se reserva el derecho a modificar o, en su caso, retirar de este Sitio Web dichos contenidos o informaciones de forma inmediata, sin que ello dé lugar a indemnización de ninguna clase a favor del Usuario responsable del alojamiento de tales contenidos o informaciones en este Sitio Web.

En este sentido, Huellas ofrece la posibilidad a los Usuarios de este Sitio Web de denunciar y poner en conocimiento de Huellas a través de la dirección de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., cualesquiera abusos, incidencias, vulneraciones de derechos, contenidos inapropiados o contrarios a lo dispuesto en estas Condiciones Generales que pueda aparecer en este Sitio Web, de los que los Usuarios tengan conocimiento. El Usuario facilitará una breve explicación de las causas de la denuncia o incidencia. A este respecto, se informa al Usuario de que los datos del denunciante y del denunciado podrán ser tratados por Huellas con la finalidad de investigar el abuso, incidencia, contenido o vulneración reportada y determinar si debe ser puesto en conocimiento de las autoridades públicas competentes, cediéndose, en caso afirmativo, los referidos datos a las autoridades públicas administrativas y/o judiciales y a las fuerzas y cuerpos de seguridad. Sin perjuicio de esta posibilidad de comunicación y denuncia que ofrece Huellas, el Usuario podrá utilizar otros sistemas de comunicación o denuncia que contengan las Redes Sociales en las que Huellas tenga perfiles oficiales creados.

V.- Redes Sociales.

El tratamiento de datos de los Usuarios que se hagan seguidores de perfiles oficiales de Huellas en Redes Sociales, se regirá por las condiciones previstas en las presentes Condiciones Generales (apartado “III.- Datos Personales”), y subsidiariamente, por las políticas de privacidad y condiciones de uso que tengan establecidas las propias Redes Sociales.

Huellas tratará los datos de los Usuarios que se hagan seguidores o “fans” de cualquiera de sus perfiles antes referidos, con la finalidades descritas en el apartado “III.- Datos Personales” de estas Condiciones Generales y, además, con la finalidad de administrar correctamente dichos perfiles y conocer las opiniones y/o comentarios de los Usuarios. Al hacerse fan o seguidor del perfil, el Usuario consiente en el tratamiento de sus datos de conformidad con las finalidades indicadas en el entorno de la Red Social.

Huellas podrá eliminar de su perfil cualquier información o contenido que vaya en contra de las normas establecidas en las condiciones generales de uso de la Red Social en cuestión, así como en contra de lo previsto en las presentes Condiciones Generales.

El Usuario puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación y portabilidad de datos en cualquier momento, en la forma descrita en el apartado “Derechos de los Usuarios” precedente. En todo caso, el Usuario podrá dejar de ser seguidor de la página oficial de la Red Social siguiendo los pasos que se indiquen en las condiciones de uso la Red Social y sin que Huellas pueda intervenir en dicho proceso. Asimismo, se recuerda que cualquier modificación o rectificación de los datos del Usuario de la Red Social, deberá realizarse a través de la configuración de Usuario, no pudiendo ser realizada por Huellas.

Para realizar cualquier consulta en relación con el tratamiento de datos que se realiza de los seguidores en Redes Sociales de los perfiles oficiales de Huellas, el Usuario podrá ponerse en contacto con Huellas a través del e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

VI.- Exención de responsabilidad.

Huellas pone a disposición de los Usuarios un conjunto de información, la cual, a pesar de estar realizada por profesionales del sector, y de la diligencia puesta en su elaboración, puede contener imprecisiones o errores, o bien no estar actualizada en la fecha de acceso del Usuario. En este sentido, habiendo puesto en conocimiento del Usuario la posibilidad de imprecisiones en lo que al contenido de este Sitio Web se refiere, Huellas queda eximida de cualquier responsabilidad por daños y perjuicios derivados de la hipotética falta de exactitud, exhaustividad y/o actualidad de los contenidos así como de eventuales errores tipográficos, formales o numéricos que pueda contener este Sitio Web.

Asimismo, Huellas no será responsable de las interrupciones del servicio, mal funcionamiento del mismo o dificultades de conexión a la red de comunicaciones a través de la que resulta accesible este Sitio Web, cualquiera que sea el origen del mal funcionamiento.

Huellas no garantiza que los contenidos de este Sitio Web sean aptos o disponibles fuera de España. En el supuesto de que todo o parte de los contenidos de este Sitio Web sean considerados ilegales en países distintos de España, queda prohibido el acceso a los mismos y su utilización por los Usuarios, y en el caso de que este acceso se produzca, será exclusivamente bajo la responsabilidad del Usuario.

El uso que pueda hacerse de la información y contenidos que aparecen en este Sitio Web y/o del acceso a otras páginas web de terceros a través de conexiones o “links” que aparecen en este Sitio Web, se realizará bajo la exclusiva responsabilidad de aquellos que efectúen este tipo de actos, no siendo Huellas responsable en ningún caso de los daños o perjuicios que puedan derivarse de dichos usos o actividades.

En consecuencia, el Usuario acepta de forma expresa y plena, que el acceso y el uso de este Sitio Web tiene lugar bajo su única y exclusiva responsabilidad.

VII. Ley aplicable y jurisdicción.

Las presentes Condiciones Generales y cualquier cuestión relativa a su interpretación, cumplimiento o falta de cumplimiento se regirá por las leyes españolas, sin perjuicio de la aplicación de la normativa comunitaria y tratados internacionales, cuando proceda.

Por otra parte, Huellas y el Usuario se someten, con expresa renuncia a su propio fuero, en relación con el uso de este Sitio Web, así como en relación con cualquier incidencia o conflicto relacionado con el mismo, a los Juzgados y Tribunales correspondientes al domicilio social de Huellas arriba indicado, sin perjuicio de la jurisdicción que pueda resultar competente por aplicación del Reglamento EU 44/2001 o de otra normativa comunitaria y tratados internacionales, cuando proceda.

banner protectora huellas