Protectora Huellas

Como ocurre todos los años con el auge de la caza resurge el triste periodo de abandono y maltrato de perros y galgos en nuestra comunidad. Caza que es autorizada por la Junta de Castilla y León y acompañado con esta decisión gubernativa se disparan estas penosas situaciones que afectan a estos queridos animales mansos y domesticables que han tenido la desgracia de ser considerados perros de caza. Desde el domingo 22 de octubre y hasta el domingo 28 de enero de 2018 se abre la temporada de caza menor en nuestra comunidad según establece la Orden FYM/528/2017, de 27 de junio de la Junta de Castilla y León, y con esta decisión, como es ya habitual se autoriza la caza de liebre con perro y galgo,  del zorro y del conejo. Pero lo que no reflejan estas disposiciones legales es el sufrimiento que acompaña después a estos animales que tan dóciles acompañan al divertimento y mal llamado deporte de caza de los aficionados a esta práctica ya que muchos de ellos, por desgracia, acaban en el mejor de los casos, abandonados en el monte o en las calles de nuestros queridos pueblos mientras que otros acaban torturados, sacrificados o muertos por inanición. Este es el panorama que año tras año nos encontramos las protectoras que atendemos con total indefensión y sufrimiento a estas terribles prácticas que ejecutan determinadas personas facultadas por la práctica de la caza con animales domésticos como son los perros y en especial los galgos que acaban muchos de ellos abandonados o muertos si no son atendidos por las diferentes asociaciones protectoras como la nuestra y que cada vez se ve obligada a atender a animales abandonados que han sido explotados y maltratados por cazadores sin escrúpulos. Como muestra de todo ello una imagen lo refleja todo, con este video podéis observar cual es el destino de algunos de estos pobres galgos maltratados por la caza que, por razones que desconocemos, acabó deambulando por las afueras de nuestra querida ciudad Avila. Gracias que por el lugar transitaban voluntarios de la Asociación que pudieron hacerse cargo de el y acogerlo posteriormente en nuestro refugio. Os acompañamos este artículo publicado el pasado 10 de noviembre que refleja cual es la situación actual de este problema en España y que determinados paises europeos como Alemania, Holanda, Bélgica y Francia, cada vez más exigen una solución al maltrato que sufren.  

El mes de febrero del próximo año 2018 entrará en vigor el Convenio Europeo sobre la protección de los animales de compañía, hecho en Estrasburgo el 13 de noviembre de 1987 lo que supone una excelente noticia dado que en España no existe leyes de ámbito nacional que regule esta materia descansando en normas autonómicas y locales su regulación.

La ratificación de este convenio que se publicó en el BOE 245 de 11 de octubre pasado, se solicitó por primera vez en el año 2007 a la entonces Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, pero España llega en realidad con treinta años de retraso. Fue finalmente aprobado la pasada primavera tras superar una enmienda del PP que quería excluir a los perros de caza de la prohibición de realizar amputaciones estéticas.

  Tengo tres años, estoy vacunada y esterilizada y me porto muy bien pero he tenido que abandonar el hogar que me acogió por problemas familiares y de alergia en mi querida vivienda de acogida. He vuelto a la Protectora Huellas donde me cuidan con todo cariño todo el personal de este querido refugio pero me gustaría volver a estar en vuestra casa. Espero regresar pronto. Galleta.

Piri y Pedrin nos han dejado en estos últimos dias. Seres maravillosos que nos han acompañado muchos muchos años y que vamos a echar muchos de menos. La edad y las enfermedades no perdonan. Entrar en sus recintos y no volver a verlos ni a recibir sus miradas y su confianza en nosotros nos hace sentir una enorme tristeza. Pero nos queda la satisfacción de saber que en ningún otro sitio de los que ellos conocieron les dieron tanto cariño y dedicación como el que han recibido de nosotros. !Descansad en paz!

Subcategorías

banner protectora huellas