Protectora Huellas

[caption id="attachment_2261" align="alignleft" width="504"] Bando de José Mª Villacastin Rey[/caption]

Amig@s, dar alimento a los gatos callejeros NO ESTÁ PROHIBIDO aunque en determinados ayuntamientos de nuestra provincia quieran  prohibirlo con bandos.

No está prohibido porque en ninguna norma autonómica ni nacional se prohíbe dar alimento a los animales asilvestrados que conviven habitualmente con el ser humano.

No obstante, periódicamente se nos pide ayuda en esta Asociación Protectora de Animales por parte de ciudadanos sensibilizados en la protección de los animales que nos denuncian casos de esta naturaleza a los que siempre hemos atendido como en este caso ha ocurrido con el Ayuntamiento de Villarejo del Valle.

El alcalde de este municipio ha dictado un bando con fecha 15 de junio en el que prohíbe alimentar a los gatos callejeros bajo MULTAS MILLONARIAS y para ello ha construido una teoría que no tiene soporte legal para llegar a dictar esa resolución administrativa que habitualmente se utiliza para recordar a los vecinos el cumplimiento de las Ordenanzas municipales.

Y, a nuestro criterio, ese Bando no se ajusta a Derecho por los siguientes razonamientos como así le hemos expuesto por escrito al Alcalde:

  • Se confunde incomprensiblemente el concepto de “animal de compañía o doméstico” con los “animales callejeros abandonados”, aunque ambos pueden llegar a ser animales de compañía con la diferencia de que aquél, ya que como la propia Ordenanza 19 de Limpieza Diaria de ese Ayuntamiento “Se considera animal de compañía los perros, gatos y demás animales que se críen y reproduzcan con la finalidad de vivir con las personas, generalmente en su hogar, siendo mantenidos por estas para su compañía”. (art. 7)
  • Se parte de un error de interpretación jurídica al considerar a todos los gatos y perros como animales de compañía convivan o no en un hogar cuando la propia Ordenanza deja claro que no todos lo son.
  • Según este bando todos los gatos y perros que “pululan” por el municipio se deberían considerar siempre como animales de compañía cuando las propias ordenanzas no lo definen así.
  • Es incomprensible que se considere como establece el bando que “Todo vecino que alimenta o cobija gatos silvestres asume su calidad de dueño conforme a la ordenanza municipal nº 19” entre otras razones porque las Ordenanzas no lo recogen así.
  • Por esta razón y dado que no puede considerarse gato de compañía a todos los animales callejeros sin dueño que habitan en el municipio, difícilmente se les puede imputar a todos aquellos vecinos que les alimentan ocasionalmente por razones humanitarias, asumir las obligaciones como dueños de unos animales que no son de su propiedad y menos exigirles toda las responsabilidades legales.
  • Según el razonamiento del bando nos obligaría a hacernos esta pregunta: si un mismo animal es alimentado por tres vecinos indistintamente, ¿cuál de ellos es el propietario según el alcalde o es que este animal debe tener tres propietarios?
  • Es incomprensible que en el tenor literal del bando se equiparen los términos de alimentar” a los gatos abandonados en la vía pública con el hecho de realizar “vertidos ilegales de biorresiduos  porque la Ley que cita (Ley 22/2011) define como residuo a “cualquier sustancia u objeto que su poseedor desecha o tenga intención o la obligación de desechary cuando se alimenta a un gato callejero no se está realizando ningún vertido de ilegal de biorresiduos, concepto que cualquier ciudadano debe entender.
  • Este bando en lugar de recordar a los ciudadanos, como establece el artículo 18 de la Ley 5/1997, de 24 de abril, de protección de los animales de compañía de la Junta de Castilla y León, que Será competencia de los Ayuntamiento, o en su caso de las Diputaciones, la recogida de los animales abandonados. A tal fin dispondrán de personal adiestrado y de instalaciones adecuadas o concertarán la realización de dicho servicio con asociaciones de protección y defensa de los animales o con entidades autorizadas a tal fin”, prefiere dictar una mediada prohibiendo su alimentación lo que entiende resulta más cómoda pero que contraviene sus propias obligaciones legales.
  • Y por lo tanto nos preguntamos si el Ayuntamiento e Villarejo del Valles ¿es consciente de que está bajo su responsabilidad gestionar la recogida de los animales abandonados? O ¿dispone de personal adiestrado para esta labor o ha concertado algún convenio con entidades protectoras de los animales?
  • Es evidente que resulta más fácil incumplir sus obligaciones legales que dictar un Bando que provoque un resultado tan fatalmente lesivo como la muerte por inanición de los gatos abandonados en el municipio.
  • Que el concepto de residuo está construido sobre la finalidad que se le aplica por el sujeto activo que siempre está dirigida a “desechar algo”, es decir lanzar, desprenderse de algo que no tiene nada que ver con el hecho de depositar en un lugar determinado de la vía pública un alimento de gato con la intención de alimentarlo controladamente y sin perjuicio de terceros como se está realizando de forma autorizada en Ávila a través de campañas municipales y bajo la ejecución de esta Protectora.
  • Distinguir estos conceptos es tan fácil como acudir al Diccionario de la Real Academia de la Lengua que define el vertido como el “Conjunto de sustancias de desecho procedentes de cualquier proceso industrial. U. m. en pl. El petrolero contaminó el mar con sus vertidos”.
  • Por otra parte este bando desconoce que es obligación de todas las administraciones “En el ejercicio de la iniciativa legislativa y la potestad reglamentaria (como son los bandos) las Administraciones Públicas actuarán de acuerdo con los principios de necesidad, eficacia, proporcionalidad, seguridad jurídica, transparencia, y eficiencia.” (art. 129 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas) y con la publicación de este bando no ha tenido en cuenta estos principios legales ya que éste resulta totalmente desproporcionad y sin base jurídica.
  • ¿Conoce ese Ayuntamiento las campañas de captura, esterilización y suelta de animales ferales o callejeros como se está realizando en muchos municipios de España, como en la ciudad de Ávila con un resultado muy positivo para la convivencia humana con estos seres vivos?

Este bando, por este razonamiento entendemos ha sido publicado ha realizado una errónea interpretación de sus propias ordenanzas y además incumple, a nuestro criterio leyes de rango superior lo que permite invalidarlo como se aprecia en este  caso, al dictarse un bando que prohíbe dar alimentos a los gatos abandonados, incumpliendo las propias obligaciones que le incumbe al Ayuntamiento provocando la muerte por inanición de estos animales, se infringe abiertamente la Ley Autonómica 5/1997 que considera infracción grave en el artículo 28.4.b “El abandono” de los animales como en este caso se pudiera atribuir a ese Ayuntamiento al dictar esta desproporcionada e ilegítima medida.

Por todo ello, entendemos que se debe declarar inválido este bando municipal por infringir el artículo 55 del Real Decreto Legislativo 781/1986, de 18 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Régimen Local que establece que “En la esfera de su competencia, las Entidades locales podrán aprobar Ordenanzas y Reglamentos, y los Alcaldes dictar Bandos. En ningún caso contendrán preceptos opuestos a las leyesya que como se ha fundamentado razonadamente se incumplen varios preceptos legales de superior rango y que se han descritos pormenorizada y jurídicamente y por esta razón se ha dirigido escrito a su Alcalde para su derogación inmedita.

Sr. Alcalde de Villarejo del Valle, dar alimento a los gatos callejeros NO ESTÁ PROHIBIDO por ninguna norma legal y es obligación de usted como alcalde de ese municipio, aunque se rescaten DICTADOS del año 2011, atender los animales abandonados de su término municipal porque así lo establece la leyes superiores y los bandos que usted dicte NO PUEDE CONTRADECIRLAS.

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=X91t4yERYZ4&t=38s[/embed] Apreciados amig@s, Hoy ha sido un día que recordaremos siempre porque nos hemos reencontrado con todos vosotros en un espacio inmejorable como es el Parque de El Soto para celebrar nuestro segundo Desfile Canino. Ha sido un día muy especial por varios motivos, primero por el ejemplo de civismo y amor a los animales que caracteriza a esta ciudad, por haber podido compartir un espacio único con todos vosotros y como no, por haber constituido como centro de atención de la jornada a nuestras queridas mascotas que, como hemos comprobado, se han dado perfecta cuenta de que eran el centro de atención de todos los ojos. Hemos conseguido una afluencia muy satisfactoria lo que demuestra que amáis a los animales lo que nos enorgullece y nos incentiva a seguir trabajando para que esta ciudad se consolide como una comunidad sensible a la protección de los animales. Queremos agradecer sinceramente vuestra presencia y como no, vuestra ayuda económica porque de esta forma podemos seguir albergando y protegiendo a todas las mascotas que sufren abandono o maltrato por personas que no piensan como nosotros. Pero estamos convencidos que tarde o temprano conseguiremos erradicar estas situaciones si seguimos todos unidos en esta dirección. Gracias amig@s en nombre de todo el equipo de HUELLAS. Nos vemos pronto en otras actividades.

Día sí y otro no, tenemos que recoger mascotas abandonadas en la vía pública con la ayuda de nuestros voluntarios y de la Patrulla Verde de la Policía Local de Ávila porque esta es nuestra responsabilidad con los ciudadanos de esta querida ciudad a pesar de que nuestra capacidad económica está muy limitada por los recursos que aportan nuestros socios, padrinos y donantes. Pero lo que nos encoge el corazón es llegar por la mañana a nuestro Refugio y encontrarnos dentro de una caja de cartón al aire libre con las altas temperaturas que se dan en estos momentos, a una camada de gatitos o de cachorros de perro gimiendo constantemente como sucedió ayer de madrugada. Si, nos encoge el corazón y el alma porque no podemos entender de ninguna de las formas como puede haber personas tan insensibles, por no utilizar otra palabra, que abandona de esta forma a estos pequeños seres vivos, indefensos y a la vez cariñosos. Esta actitud, por cierto delictiva, la denunciamos y la denunciaremos siempre ante las Autoridades porque entendemos que a pesar de ser considerado un delito de maltrato animal, debemos concienciar a todos los estamentos de que estas prácticas se siguen dando y la forma de hacerlo es denunciándolo a quien tiene la responsabilidad de perseguirlo, la Policía y la Justicia. Y, lo peor, los que actúan de esta forma ¿pueden llegar a creerse que su conciencia se limpia abandonando a una camada de animalitos en esas condiciones sólo porque las dejan a la puerta de una Protectora de Animales como es la nuestra? No, su conciencia aunque piensen que si no se limpia en absoluto porque lo que están haciendo saben perfectamente que es ilícito por eso los abandonan a las seis de la mañana y no nos avisan antes de la situación porque podemos asesorarles de la mejor forma para evitar el sufrimiento de estas mascotas. Como todos nuestros ciudadanos de Ávila sabrán, Huellas, a través de un convenio firmado con el Ayuntamiento de esta ciudad, tiene la responsabilidad de acoger, proteger, sanar, alimentar y entregar en adopción a aquellos gatos y perros que son abandonados en nuestra ciudad pero no podemos responsabilizarnos de acoger todos las mascotas que puedan existir en toda la provincia de Ávila ya que es responsabilidad de los correspondientes ayuntamientos por imperativo legal. Denunciemos el abandono de animales, se merecen otra cosa, sobre todo cariño. Gracias amig@s

[caption id="attachment_2246" align="alignleft" width="594"] Fuente: Diario Tribuna[/caption]

Ante la reciente aparición de una sorprendente noticia en el diario digital de Tribuna, de un presunto delito de maltrato de animales de compañía en el que agentes de la Policía Nacional les permitió detectar el cadáver de un galgo en Fuensaldaña (Valladolid) que malvivían en condiciones deplorables con otros galgos y que resultaron después ser denunciados, consideramos oportuno trasladar el marco jurídico actual relativo a las competencias policiales en materia de persecución de este tipo de delitos.

La L.O. 2/86 de 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su art. 11 1.b) establece que una de las funciones genéricas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad consiste en auxiliar y proteger a las personas y asegurar la conservación y custodia de los bienes que se encuentren en situación de peligro por cualquier causa así como prevenir la comisión de actos delictivos.

Esta labor es ejercida en los ámbitos urbanos por la Policía Nacional y en el resto del Estado por la Guardia Civil regulándose que “En todo caso de actuación fuera de su ámbito territorial, los miembros de cada Cuerpo deberán dar cuenta al otro de las mismas”. (Art. 11.3)

En materia de competencias específicas la Guardia Civil, según el art. 12 1 B e) se establece la de “Velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con la naturaleza”  labor que se realiza a través de unidades especializadas como el Servicio de Protección de la Naturaleza, es decir como policía judicial y administrativa que ejerce el control del cumplimiento de las disposiciones de protección de la naturaleza. No obstante, como la normativa en vigor reconoce, las infracciones penales son perseguibles por todas las fuerzas de seguridad ya sea del Estado, autonómicas o locales.

Por otra parte, también es conocido que esta Comunidad Autónoma de Castilla y León tiene asignadas importantes competencias normativas sobre la caza, pesca, espacios naturales y especies protegidas, gestión forestal, incendios, vertidos y residuos ilegales, etc. reguladas y sancionadas por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y cuya vigilancia está encomendada al Cuerpo de Agentes Medioambientales destacando la vigilancia de la protección sobre los animales de compañía regulados por Ley 5/97, de 24 de abril, de protección de los animales de compañía como norma marco que regula diferentes aspectos relacionados con la protección de los animales domésticos y que nos afecta directamente como Asociación Protectora de Animales.

Por todo ello, la persecución de aquellos delitos conexos con las infracciones en materia medioambiental y de la fauna y flora, como puede ser el delito de maltrato animal tipificado en el artículo 337 y 337 bis del Código Penal es, perseguida por la Policía Judicial que ostenta la capacidad territorial y funcional competente, sin perjuicio de la competencia genérica de todos los miembros que integran la Policía Judicial como se establece en el artículo 282 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Es por esta razón que, las competencias que ostentan los agentes medioambientales de Castilla y León así como cualquier agente de la Policía Judicial que tenga conocimiento de la comisión de una infracción penal relacionada con el maltrato animal le obliga a intervenir aunque no ostente la competencia especial en la persecución de las infracciones administrativas medioambientales porque de lo contrario podría incurrir en un presunto delito de omisión de la persecución de los delitos tipificado en el artículo 408 del Código Penal.

Es decir, si un agente de la policía local,  policía nacional o agente medioambiental, tiene conocimiento de la comisión de un delito de maltrato animal, aunque no ostente la competencia específica en este tipo de infracciones, tiene la obligación de intervenir para evitar la comisión del delito, rescatar los animales en peligro y ponerlos a disposición de las asociaciones protectoras de animales dando cuenta de ello a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente a través del conducto correspondiente.

Otra forma de entender esta obligación legal supone desconocer el ordenamiento jurídico vigente perjudicando seriamente la labor de protección de la naturaleza.

Autor: Adolfo de la Torre

[caption id="attachment_2248" align="alignright" width="530"] Fuente: Diario Tribuna[/caption]

 

Subcategorías

banner protectora huellas